Ataques de pánico

El ataque de pánico es un trastorno de ansiedad que se manifiesta como crisis recurrentes de miedo sin ninguna causa directa y de forma espontánea. Los principales síntomas son una intensa angustia con palpitaciones, sensación de ahogo y de asfixia, temblores, dolor en el pecho, mareos… Como consecuencia, la persona que padece este trastorno, puede presentar también conductas de evitación. Es decir, el temor a exponerse a situaciones o lugares en los que ha sufrido un ataque de pánico previo. En casos graves, el miedo va dominando progresivamente más parcelas de la vida del sujeto, llegando incluso a provocar su aislamiento en casa. Por ello, es recomendable concertar una visita con un psicólogo especializado ante la aparición de estos síntomas para controlar la ansiedad precozmente, identificando y modificando los patrones de pensamiento y conducta mediante psicoterapia.